Presentación

Este es el blog de Carlos y Alicia, en donde os mostraremos las salidas a la montaña que realicemos solos o con nuestros compañeros y amigos.

martes, 25 de marzo de 2014

Mina de La Buenita


De forma un poco apresurada, al suspenderse los planes que  teníamos para el fin de semana por el mal tiempo, organizamos esta salida de espeleo a la Mina - Cueva de La Buenita en Udias.


A la salida nos apuntamos Belén, Alicia, Marta, Marisa, Changel, David y yo, disfrutando mucho durante toda la jornada de esta bonita cueva.


Durante todo el día el buen ambiente y las risas se sucedieron entre fotos, fotos y más fotos. Si bien iba a la mina con intención de sacar poco la cámara, pues Alicia y yo ya conocíamos la cueva de otras ocasiones, al final me animé al volver a ver tan bellos lugares y el llevar unos pacientes modelos.


Después de ver las salas más espectaculares de la cueva, dinos un largo paseo por las galerías mineras, intentando imaginar lo duro que sería el trabajo en el lugar.


Al final el tiempo no fue tan malo como habían pronosticado, disfrutando de la presencia del sol a la hora de cambiarnos, tanto a nuestra entrada como a la salida, situación esta que agradecimos mucho.


En resumen, visita corta y agradable para no pasar la jornada en el sofá.

                

viernes, 21 de marzo de 2014

Jornada de puertas abiertas a la espeleología


El domingo pasado asistimos a la jornada de puertas abiertas a la espeleología, incluida dentro del calendario de actividades para este año. A la salida asistió un gran número de participantes que disfrutamos juntos de la visita  a la Cueva de los Tocinos, pero en especial los más pequeños, que se lo pasaron en grande durante toda la jornada, más aún cuando sus padres les dieron permiso para mancharse la ropa, aunque no se yo si al llegar a casa hubo alguna represalia, jejeje.


ADEMCO quiso participar con Unidos por un reto, acercando esta iniciativa a los participantes de la jornada, los cuales colaboramos con un donativo.


Desde el club agradecer a todos la participación en esta bonita jornada, esperando que os quedaran ganas de repetir la experiencia y seguir descubriendo el mundo subterráneo.

                 

jueves, 20 de marzo de 2014

Cascadas de los Xiblos o del Xiblo


Un poco hartos del viento y la lluvia de este invierto, aprovechamos el  buen tiempo del pasado fin de semana para quitarnos el mono que teníamos de barranco. Para ello nos desplazamos hasta Asturias (Alicia, Carmen, Chus y yo) en donde habíamos quedado con Lolo, para más tarde dirigirnos hasta La Focella (Teverga) en donde descenderíamos las Cascadas de los Xiblos, barranco que tan solo Lolo conocía.


Un cielo bastante gris nos acompañó durante casi todo el viaje (3 horas) pero al acercarnos a nuestro destino, el sol fue haciendo apto de presencia. Al llegar a La Focella nos preparamos y emprendemos el bonito camino de aproximación (1 hora 15 minutos) siguiendo el camino balizado que sube a las Brañas  las Navariegas, hasta toparnos con el río.


Ya desde la entrada al pueblo vimos que las cascadas iban alegres, y al llegar a la parte superior del barranco confirmamos que llevaba un buen manguerazo, gracias a la abundante nevada que aún quedaba en las cotas más altas. Nos cambiamos y sin pensarlo mucho nos metimos al  agua entre carámbanos de hielo, comprobando la baja temperatura del agua.


En la  primera parte del barranco se suceden pequeñas cascadas (casi todas a naturales) y varios destrepes "divertidos", intentando tener el mínimo contacto con el agua, que está muy fría.


Más adelante nos encontramos con dos bellas cascadas enlazadas de unos 15 metros cada una, en donde empiezo a pasar frío, mucho frío.


Algún pequeño rápel más y llegamos a la primera gran cascada del descenso. Su cabecera a un natural nos desconcierta. Encontramos una cuerda fija y vieja que baja al cauce, pero no encontramos reunión alguna, así que rapelamos directamente desde el árbol esta preciosa cascada, que hubiese disfrutado más si la cuerda no hubiese sufrido tantos roces.


Aparentemente no tengo frío, mis manos y pies las siento bien, pero empiezo a tiritar, no se si por frío o por ver la enorme cascada de más de 70 metros que tenemos por delante. Desde un natural  comenzamos un rápel bastante técnico, que atravesando la vena del agua nos lleva a una pequeña repisa (situada a nuestra izquierda cuando vamos rapelando) equipada con un antiguo  pasamanos. 


Desde la repisa aún nos queda un largo rápel de más de 50 metros, pero esta es la parte más fácil de esta preciosa y gran cascada. Ahora toca disfrutar con su descenso.

                         

Tras las fotos de rigor no alejamos de este bello lugar. El descenso está llegando a su fin, ya tan solo nos falta superar unos resaltes y una última cascada, en cuya base encontramos a numerosos senderistas que nos miran como "las vacas al tren", sorprendidos por nuestra presencia.


El camino de retorno (40 minutos) lo hacemos bajo un agradable sol, aprovechando el sendero por el que se llega a la Cascada del Xiblu y que enlaza más adelante con el camino de acceso.
A nuestra llegada al pueblo comemos algo, saboreando las viandas y el buen sabor de boca que nos dejo el descenso, a pesar de su instalación un poco escueta y precaria, y del frío que pasamos en algún momento. 
Recogemos todo el material y emprendemos el camino de vuelta, por delante otras 3 horas de viaje en donde vuelvo a tener las manos frías, pero esta vez de sujetar una rica cerveza.

               

lunes, 10 de marzo de 2014

Vía Ferrata La Concha


Este pasado sábado día 8 de marzo, nos fuimos hasta San Roque de Riomiera para conocer la que es la sexta vía ferrata de Cantabria, la Ferrata La Concha. El grupo estaba formado por Alicia, Carmen, Jesús, Rubén, David y yo, disfrutando mucho, pero sufriendo en varios puntos del recorrido por la dureza de la ferrata.
En general la ferrata nos ha gustado mucho, pero hay puntos que pueden ser conflictivos si eres una persona baja, como el puente tibetano de entrada o el primero de los puentes de mono, en donde hay que estirarse bastante.


Otra de las peculiaridades de esta nueva ferrata, es que durante su recorrido encontramos un par de tirolinas, en las que necesitas el uso de polea de acero. La primera de ellas, de unos 25 metros, se puede llegar a repetir, accediendo a la cabecera con mucho cuidado. Es necesario utilizar algún tipo de sistema de frenado en ambas, pues se coge bastante velocidad y frenar con los pies contra la pared no es nada divertido, como pude comprobar en las dos.


Superada la primera de las tirolinas encontramos un rápel de unos 35 metros, otra de las características de la Ferrata La Concha, utilizando en nuestro caso una cuerda de 70 metros para descenderlo. Ojo! en este lugar pues la roca esta bastante descompuesta y puede desprenderse.


Otra de las cosas que no nos gustó demasiado, es el tener que realizar un largo flanqueo horizontal justo por encima de la parte inferior de la vía ferrata, pudiendo llegar a tirar alguna piedra a la gente que circule por abajo.


En lineas generales la Vía Ferrata La Concha nos ha parecido bonita, dura (no tanto como Socueva, que realizamos después de acabar esta) y divertida, pero vuelvo a repetir que hay que tener bastante cuidado en las tirolinas, pues de la diversión a la tragedia se pasa en nada.

Os dejo la buena información del constructor de la vía, extraída del siguiente enlace: turiactivo.blogspot.com

Situada en el municipio de San Roque de Río Miera, Cantabria, la ferrata de La Concha ya está disponible.
La ferrata está situada unos metros más arriba (más al sur) del cruce del puerto del Caracol en el valle del Miera, carretera CA 260 cruce con la CA 264 . Municipio de San Roque de Río Miera (aunque a decir verdad, casi toda la ferrata estará en municipio de Soba, Valle del Miera). A unos 16 Km. de Liérganes, 20 minutos más o menos.

Ficha técnica:


Recorrido: 750 m.

Desnivel: 80 m.

Horario: 3 horas aprox

Material necesario: todo el equipo individual para ferratas, mas rapelador, una polea tandem para cable de acero por grupo y dos cuerdas de 60 m. ver más info en: ferratasdecantabria.es


El acceso a la ferrata es inmediato, se aparca justo al lado del arranque del puente tibetano de entrada. Es un puente tibetano de unos 40 m. muy aéreo y espectacular. Altura mínima recomendada 1:60 y pico.


Al finalizar el puente se inicia el primer tramo de la ferrata con un corto muro, extraplomado y atlético, corto pero exigente, que da acceso al puente de monos del cuvío de las cabras Este puente de monos obliga a mirar al valle, con lo que la sensación de altura empieza a manifestarse. Al final del puente hay que poner "culo de pollo" para equilibrarnos.


La ferrata continúa por una vira horizontal que nos permite recuperar las pulsaciones. Pero inmediatamente comenzamos el acceso en el muro principal hasta otra vira, ésta ya si, más aérea y exigente. Continuaremos el franqueo por la vira hasta el gran diedro bajo techo. Para ello hay que hacer un pequeño descenso que nos rompe la monotonía. 
El acceso al puente de monos se las trae, es difícil posicionarse para continuar, pero no queda otro remedio que resoplar y "palante". Sin duda es el paso más espectacular de la vía. Aéreo con un patio de mil demonios y sin tregua.



Tras este puente viene otro pequeño diedro con roca muy descompuesta. Pasado este pequeño diedro accedemos a una gatera aérea. Dejamos los desplazamientos horizontales y empezamos a ganar altura. Unas panzas de burra nos obligarán a tirar de brazos. Un muro vertical con viras y panzas nos exigirán un buen trabajo de pies y brazos.


No, esto aún no ha terminado, ahora hay que volver hacia atrás (hacia el sur) pero por el aire. Un largo franqueo horizontal por el mismo filo de la peña. A veces desaparece el suelo y solo te queda un peldaño. Tranquilos en estos peldaños os caben los dos pies. Hemos sido generosos y no hemos puesto aquí piruletas. La vira termina con un corto muro vertical con un paso "raro" que da acceso a la len superior. Una vez en la len ya podéis respirar, esto no se ha terminado pero vuestro sufrimiento si, ahora a disfrutar.


Continuaremos fácil por la len hasta el arranque de la tirolina superior. Con 25 m. esta tirolina es muy disfrutona, no coge mucha velocidad y tiene un tope final para no pegar con la peña. Eso sí siempre con los pies por delante, no con la espalda. Que pena que no se pueda repetir ¿verdad?



Ahora viene el rapel, de más de 40 m. así que preparad dos cuerdas de 60 m. Se puede rapelar hasta el cable de salida o, mejor, continuar rapelando hasta el arranque de la tirolina, 10 m. más. Así te quitas un tramo de ferrata descendente entre piedras un poco incómodo. Ya solo queda disfrutar de la tirolina de salida. También se puede acceder al puente tibetano y salir por él (si no hay otra gente esperando) o bien por la vira de salida hacia el sur. Como el cable no está muy tenso hay que dar unos cuantos pasos por la hierba hasta quedar casi colgando. Es muy importante regular la altura del cabo de anclaje a la polea, pues si éste es muy largo y no llegamos al final de la tirolina habrá que tirar del cable, y si no llegamos a él tenemos un problema. Por otra parte si el cabo de anclaje es muy corto, al llegar al tope de la tirolina no tocaremos con los pies en el suelo y nos costará bajarnos. Ante la duda es preferible que sea corto. A disfrutar del vuelo. Con una sola polea y una cuerda de recuperación se puede hacer la maniobra perfectamente. El último se tira sin cuerda así que precaución. También se puede hacer un pequeño circuito de aventura pasando por el puente tibetano y volviendo por la tirolina. Además se puede acceder desde la cueva de Los Chivos Muertos, pasando el río a la tirolina. Las posibilidades son variadas, descubridlas vosotros mismos. 


Espero que os guste. La próxima ferrata ya la estamos pensando.