Presentación

Este es el blog de Carlos y Alicia, en donde os mostraremos las salidas a la montaña que realicemos solos o con nuestros compañeros y amigos.

martes, 28 de julio de 2015

Arroyo Chulingral (Interminable) - Cabecera Central del Aján - Aján


Este pasado sábado nos fuimos a conocer el descenso del Arroyo Chulingral, denominado por los aperturistas El Interminable. 

                                   

Durante nuestro camino en coche hasta la Vega, vimos como las lluvias de la tarde anterior habían aportado algo de caudal a los ríos, situación esta que agradecimos mucho, pues tras varias semanas sin llover todos los arroyos iban muy secos.


Dejamos un coche en el aparcamiento del Aján y con el otro nos subimos, aprovechando la nueva pista que han hecho para el "futuro teleférico", hasta la Hormaza.


En el camino de acceso nos desorientamos un poco, entrando al cauce bastante más arriba del inicio de los primeros resaltes, teniendo que pegarnos con la espesa vegetación.

                                   

Una vez llegamos a la primera cascada nos encontramos con un descenso continuo y bonito. 


Después de superar un breve estrechamiento al comienzo el barranco se va abriendo, encontrando bonitas cascadas.

                                   

La última y más alta cascada de este descenso, de unos 40 metros, nos deja en la Cabecera Central del Aján que ya conocíamos desde hace tiempo.

                                   

Hay que realizar casi la mitad de este barranco hasta llegar al Tunel de la Engaña, lugar en donde termina este descenso y en donde aprovechamos para picar algo y plantearnos el descender el Aján o utilizar su camino de acceso para en nuestro caso llegar al coche.

                                   

Al final decidimos realizar el descenso íntegro de los tres barrancos, Arroyo Chulingral, Cabecera Central del Aján y el Aján, dando como resultado una actividad muy completa, con cerca de una treintena de rápeles, que nos dejo buen sabor de boca.

               


lunes, 20 de julio de 2015

Rincones salvajes y olvidados


                                  

Este fin de semana visitamos un barranco en Cantabria que teníamos pendiente desde hace mucho, pero como últimamente no nos Sobra el tiempo, habíamos pospuesto el descenso.


Nos encontramos con un descenso salvaje y bastante olvidado, con rincones muy bonitos, combinando zonas abiertas con otras más  encajadas, aunque para mi le Sobra pateada entre estas zonas, que se hacen un poco pesadas.

                                  

Encontramos gran cantidad de fauna muerta, esqueletos de caballos (que quizás no sobrevivieron al duro invierno) culebras, un búho, salamandras, etc, e incluso llegamos a llamar al descenso "barranco de la muerte".


Aunque también pudimos hacer la buena acción del día, al salvar a una enorme trucha de una minúscula poza en donde se había quedado atrapada, devolviéndola a una gran poza en donde no tuviera problemas con la sequía. 


Otra cosa que también le Sobra es el duro retorno, que cargado de material como íbamos y con lorenzo calentando de lo lindo nos las hizo pasar canutas.


Nos quitamos otra espina que teníamos clavada desde hace mucho, aunque la época no fue la mejor para su descenso pues encontramos muy poca agua en el cañón, pero suficiente para disfrutar de este barranco.

               

martes, 14 de julio de 2015

Cascadas del Duratón


                                  

A nuestra vuelta de la reunión de Federaciones Autonómicas de Barranquismo aprovechamos para conocer las Cascadas del Duratón, un pequeño barranco situado en el Puerto de Somosierra y que Alicia tantas veces había visto de paso por cuestiones de trabajo.

                                  

El acceso a la cabecera aunque corto, se nos hizo bastante duro, sobre todo por el agobiante calor y por realizar la aproximación después de la comida.


El descenso es corto y sencillo, por lo menos en las condiciones de caudal en las que nosotros lo encontramos.


El plato fuerte del descenso es una bonita cascada de unos 30 metros, desde cuya cabecera se puede ver todo el resto del descenso.

                                  

Después del último rápel, que realizamos bajo la atenta  mirada de algún bañista, abandonamos el cauce, volviendo en cómodo caminar hasta la antigua carretera nacional en donde habíamos dejado la furgoneta y de ahí de regreso a casa.

              

viernes, 10 de julio de 2015

Cascada de Gulatrapa

                                   

A mediados de  junio dimos un agradable paseo para conocer una de las cascadas más desconocidas de Cantabria, la Cascada de Gulatrapa.


Desde Manzadrero tomamos la pista que en agradable caminar nos llevó hasta la cabaña de Gulatrapa, desde donde bajamos al cauce del río para buscar este bello y recóndito lugar.

                                   

Desde la cascada seguimos un sendero bastante marcado y en algunos puntos bastante tomado por la maleza (sobre todo en la parte final) que siguiendo de cerca el cauce del río nos llevó hasta el Puente de las Cervalizas, en donde hicimos un alto para picar algo.

                                   

Ya tan solo nos quedaba seguir el cauce del río Hijar y realizar una última subida hasta la localidad de Manzadrero, cerrando este bonito paseo por la Sierra de Hijar.

              

miércoles, 8 de julio de 2015

Barranco del Caldarés

 
                                   

El Barranco del Caldarés fue el plato fuerte de nuestro viaje al Valle de Tena. Desde el Balneario de Panticosa comenzamos la corta aproximación a la cabecera del barranco, pudiendo ver durante la subida alguna de las cascadas del descenso.


La tormenta del día anterior había añadido más agua a un descenso ya de por sí caudaloso, aún así decidimos entrar y si la cosa se ponía fea utilizar uno de los muchos escapes.


La primera dificultad seria del descenso era la Cascada de Bozuelo, un rápel de 35 metros que montamos por fuera y por dentro del agua. Todos los valientes que decidimos bajar por el chorro acabamos de la misma manera, llevándonos un buen revolcón al cruzar la vena del agua.

                                   

Con esta carga de agua el acceso a la cabecera del segundo rápel era casi imposible, decidiendo salir y entrar de nuevo al cauce superada esta cascada.

                                   

El descenso es deportivo, principalmente por el abundante caudal, aunque por su carácter abierto tiene pocas dificultades obligadas.


Sin darnos cuenta llegamos a la espectacular Cascada del Pino, montando el rápel por fuera del agua, pues en estas condiciones y más yendo con gente novata no era nada recomendable.

                                   

Algún resalte "divertido" y algún rápel más y llegábamos al final del descenso, poniendo este barranco el punto y final a un buen e intenso fin de semana de barrancos por el Valle de Tena, tras la realización del cuso de barrancos ADEMCO 2015.

               

jueves, 2 de julio de 2015

Barranco D'os Lucars

                                 

Antes de empezar a quedarnos fríos después de la comida, decidimos desplazarnos hasta la localidad de Orós Bajo para ver como andaba por allí el tiempo. En Escarrilla la cosa se estaba poniendo fea y los compañeros que allí se quedaron más tarde nos comentaron que cayó una buena tormenta, incluso con granizo, pero afortunadamente a los que fuimos a este descenso no nos cayó ni una sola gota.


Dejamos un coche en esta localidad y con el otro vehículo nos desplazamos hasta la cabecera del barranco, llegando en apenas 5 minutos andando al cauce del río.


Pronto empiezan los resaltes y encontramos el primero de los rápeles en donde casi todos optamos por realizar un salto desde una repisa intermedia.


El barranco es de carácter abierto y esta escavado en flysch, que la da gran belleza al descenso.

                                 

En el segundo de los rápeles volvemos a optar la gran mayoría por el salto, pudiendo incluso volver a repetirlo en varias ocasiones.

                                 

De inmediato llegamos a las dos cascadas finales del descenso, precioso final para un barranco corto, disfrutón y muy estético, que ponía fin a una larga jornada en la que descendimos 4 barranquitos.

                                 

Aún montamos un rápel antes de abandonar el río e ir en busca del coche de la parte superior, para más tarde volver con nuestros compañeros, cenar y tener una larga sobremesa.

               

miércoles, 1 de julio de 2015

Garganta del Costechal


Una vez acabado el descenso de la Garganta de Escarrilla hacemos un alto justo en la salida de este descenso. Gran parte del grupo decide retirarse y guardar fuerzas para el día siguiente, mientras el resto continuamos río abajo en busca de nuestro tercer barranco de la jornada, la Garganta del Costechal.

                                 

Nos encontramos un barranco de parecidas características a la garganta anterior, aunque a todos nos gustó mucho más que Escarrilla.

                                 

Grandes badinas y altas paredes nos envuelven en este descenso, teniendo que utilizar la cuerda tan solo en el rápel de 19 metros.

                                 

La nota negativa del descenso la pone la basura que encontramos en el río, aunque en líneas generales el descenso nos gustó.


Después de salir del barranco decidimos darnos un respiro y parar a reponer fuerzas en el camping, mientras decidíamos si afrontábamos el cuarto y último descenso de la jornada, puesto que el tiempo se estaba poniendo feo en Escarrilla.